28 de junio de 2015

Llanos de la Pez - Fontanales

Distancia: 13 o 14 km.; Dificultad: Moderado. 

www.caminosdecanarias.blogspot.com

Comenzamos en los Llanos de la Pez bajando por la carretera hasta encontrar la pista que a la derecha nos lleva a la puerta del campamento, la pista gira a la izquierda y llega a un cruce donde giramos a la derecha para caminar pegados al muro del Campamento del Garañón.

Caminamos por la pista pegados al muro del campamento.















Vamos dejando atrás el campamento.















Tras llegar a un puente, cruzamos la barranquera para adentrarnos en el pinar.

Cruzamos el puente y entramos en el pinar.















Ahora caminamos por sendero bien marcado, llegamos a una pista que va al Corral de los Juncos, la cruzamos entre los muros para seguir de frente pasando por una zona de tierra blancuzca  y luego iniciar una pequeña bajada, finca de perdices a la derecha.

Bajamos hacia una cañada.















Cruzamos la Cañada del Corral de los Juncos y llegamos a un cruce de caminos, obviando el de la derecha.seguimos a la izquierda hacia el Andén del Toro.

Cruzamos la cañada.















Gordolobo de vara.

















Entramos en el andén con vista sobre el Barrio de La Culata de Tejeda y el Roque Nublo.

Panorámica del Roque Nublo.















Andén del Toro.





Tras llanear en el andén y llegar junto a una arqueta el camino inicia una bajada  algo empinada, entre el retamar, y nos lleva a la Degollada de la Cumbre.

Llegamos a la Degollada de la Cumbre.















Rosalito de cumbre.















En la degollada dejamos la carretera a la derecha y caminamos a la izquierda unos metros donde encontramos un cruce de caminos y donde seguiremos por la derecha, el de la izquierda baja a La Culata.
Pasamos junto a una casa y bajo un pinar de Pinos Piñoneros, llegamos a la Degollada de Becerra.

Roque Bentayga desde Becerra.















Después de disfrutar de las panorámicas que nos ofrece la Degollada de Becerra, continuamos caminando ahora por camino empedrado, tras pasar junto a una casa llegamos a la Degollada de los Molinos.
Caminamos unos metros por la carretera, dejamos una pista a la izquierda, para luego subir por la ladera y en el cruce de caminos seguir por la derecha metidos entre el pinar, salimos de nuevo a la carretera junto a otro camino empedrado luego pasa a ser de tierra y desemboca en una pista que seguimos a la izquierda, subiendo.

El camino desemboca en esta pista.















Dejamos atrás esta panorámica.















Salvia roja.















La pista llega a lo alto del Lomo de las Arenas, dejamos una finca vallada a la izquierda, para continuar pegados al muro de la Finca de la Montaña de La Almagría.

Caminamos pegados al muro.















Enredadera de fuego.















Enredadera de fuego.












Caminamos sobre el Morro de La Almagría.















Luego el camino inicia la bajada hacia la Cruz de Tejeda, antes dejamos entrada a la izquierda que va a Tejeda por el Camino de La Isa.

Bajamos hacia la Cruz de Tejeda.















El camino cerca de la Cruz de Tejeda.















En la Cruz de Tejeda caminamos por la carretera hacia los aparcamientos, detrás del Parador Nacional parten dos caminos, el de la derecha junto al torreón, va hacia Valleseco y Teror, nosotros tomamos el de la izquierda hacia Artenara, subimos por una pendiente hasta llegar a un estanque.

Morro de La Almagría desde el estanque.















Roque Nublo.















Rodeamos el estanque y seguimos subiendo por un camino bastante empinado, a medio camino encontramos una desviación por la izquierda que nos facilitará la subida hasta donde el camino se acuesta y llanea por el Monte Constantino.

El Camino se empina.
















Luego llanea por la ladera del Monte Constantino.















Los Moriscos desde el camino.















Tras el llano el camino metido entre Codesos baja a la carretera que seguimos a la izquierda hasta la Degollada de Las Palomas, detrás de la caseta que hay en la degollada sigue el camino. Subimos por escalones para luego pasar a camino que sigue subiendo por la Majada de los Carneros.

El camino tras la Degollada de Las Palomas.















El camino pasa a ser pista forestal y llega a un pequeño llano para iniciar la bajada, antes dejamos camino a la izquierda entre muros de piedra, hacia un cruce de pistas, si siguiéramos a la derecha llegaríamos a la carretera pasando por el Pozo de la Fuentefría, seguimos a la izquierda en una leve subida por la ladera norte de la Montaña de Los Moriscos, antes de llegar a la Cruz de Los Moriscos hay un bifurcación de pistas donde se toma a la derecha.

Tomamos esta bifurcación a la derecha.















Seguimos la pista por el Lomo de Las Arenas hasta su final, donde da paso a un camino entre muros de piedra.

La pista da paso a un camino.















Juncalillo desde el camino.















Bajamos por el lomo entre Salvias rojas, Codesos y Retamas hacia la carretera y con el Montañón Negro a la derecha.

Bajamos por el lomo hacia la carretera.















El camino entre las Salvias rojas.






























Montañón Negro.















El camino se bifurca y aunque las dos opciones nos llevan al mismo sitio, en esta ocasión elegimos seguir por la derecha para llegar a la carretera.

El lomo por donde hemos bajado.















Caminamos a la izquierda por la carretera para luego cruzar hacia el camino que tenemos a la derecha en la Montaña del Capitán.

El camino en la Montaña del Capitán.















El camino nos lleva a un descampado de picón donde una pista más o menos visible se dirige a un pequeño bosque de Pinos que tenemos de frente, lo rodeamos por la derecha y salimos a la carretera cerca de un cruce de carreteras.

Salimos a un descampado.















Cruzamos la carretera hacia donde hay un corte en la valla de la carretera y por donde sigue el camino que baja a la carretera general de Artenara, cruzamos y continuamos bajando, metidos entre el pinar, por el picón hacia lo que se conoce como "la piconera", aunque ahora podemos evitarla por camino que a la izquierda y a forma de escalones, hechos con tablas de madera, nos lleva unos metros más abajo para volver al camino original y llegar a un cruce de caminos.

La piconera nos lleva a este cruce de caminos.















En el cruce tenemos varias opciones, pero la nuestra sigue a la derecha como nos indica el poste de senderos allí instalado, bajamos hacia un barranco que cruzamos, dejamos pozo a la izquierda, evitamos la pista que entra hacia el cauce del barranco y subimos por la derecha por camino, poste señalizando el camino, por Los Morretes.

Subimos por Los Morretes.
















Salimos a la carretera que viene de La Caldera de los Pinos de Gáldar y caminamos a la izquierda.

Panorámica desde la carretera.
















Con mucho cuidado caminamos por la izquierda pegados a la ladera, la carretera hace una curva a la izquierda y vemos como a la derecha hay dos trozos fuera del carril, donde a veces aparcan los coches, junto al segundo vemos una entrada tapada por grandes piedras antes podíamos entrar por aquí pero la vegetación la ha tapado, por lo que seguimos unos metros más hasta localizar la entrada a la derecha, la ultima vez que pase por aquí la puerta que había para que el ganado no saliera ya no estaba.

Panorámica desde el camino.
















Bajamos por el camino pegado al risco, izquierda, y con el  Barranco de la Horcajada a la derecha, luego pasa a la otra vertiente y baja metido entre los Eucaliptos.

Barranco del Brezal o de la Horcajada.
















Con panorámicas sobre el barranco y el campo de fútbol, el camino nos lleva al Área Recreativa a donde llega una pista de cemento que seguiremos a la izquierda y que tras pasar por unas casas nos lleva a la carretera general, solo nos queda seguirla a la derecha para llegar a Fontanales.

Bajamos por esta pista.















Poste junto a la carretera.


27 de junio de 2015

Circular por La Laguna y Osorio (Valleseco)

Distancia: 8 km.; Dificultad: Baja.

www.caminosdecanarias.blogspot.com 

Partimos desde la puerta principal del Recinto de La Laguna, frente a la misma hay una finca vallada, caminamos a la izquierda pasamos los cubos de basura y encontramos un poste que nos indica la dirección del Barranco de la Virgen.


Entrada al camino.















Bajamos por unos escalones de cemento que tras un zigzag penetra entre la arboleda.

Bajamos por este pasillo cementado.
















El cemento da paso al camino de tierra, caminamos a la umbría de la arboleda que forma pequeños túneles.

La arboleda forman pequeños túneles.















Hongos de los arboles (Exobasidium lauri).















Gongarillo.















Caminamos bajo la arboleda.















Salimos de la vegetación para volver a un nuevo camino de cemento, dejamos cueva-estanque, a la derecha, y una casas, a la izquierda, a nivel inferior, luego gira a la derecha y llega a una pequeña explanada adoquinada junto a la carretera.

Salimos de la arboleda. La Cuestilla.















Caminamos por la carretera a la izquierda, pronto dejamos una entrada también a la izquierda seguimos de frente para llegar a la casa con el número 17, a la derecha, a los pocos metros encontramos un nuevo poste y camino.

Encontramos nuevo poste.















Entramos por el camino de El Tabuco.















Volvemos a caminar entre la vegetación, pequeños relictos de Laurisilva que aún quedan por esta zona, el Camino de El Tabuco.

La Laurisilva en el Camino de El Tabuco.


















El camino cruza un barranco y gira a la izquierda para iniciar una leve subida hasta llegar a un nuevo poste.

Cruzamos este barranco.















Camino de El Tabuco.















Camino de El Tabuco.















El poste nos señala a la derecha el Camino del Barranco de la Virgen, este camino nos sube a la carretera para después seguir la dirección indica, pero no es ese nuestro propósito por lo que seguimos a la izquierda en dirección al Barranco de las Ánimas por donde subiremos.

Seguimos hacia el Barranco de las Ánimas.















Entramos hacia el barranco.















El camino llega junto a un panel, aquí el camino gira a la izquierda y cruza el barranco, pero nosotros abandonamos el camino y subimos por el cauce.

Llegamos a este panel en el cauce del barranco.















Subimos por el cauce del Barranco de las Ánimas.
















La subida por el barranco no presenta grandes dificultades, algunos árboles atravesados, a pesar de que su cauce es estrecho, hemos de prestar atención ya que llegaremos a un punto del barranco donde en la ladera izquierda hay unos medios escalones excavados en la tierra y unas cuerdas que nos ayudarán a subir a un camino que metido entre las Helechas nos  lleva a una plataforma de cemento, antes habremos dejado una desviación a la derecha.

Subimos por un camino entre Helechas.















Llegamos a lo alto sobre el Aula de La Laurisilva.













Desde la explanada de cemento parte un camino que baja al Recinto del Aula de La Laurisilva, respeto a todo el entorno, dejando la casa a la derecha nos dirigimos a la salida a través de una pista que viene de la entrada principal, si la puerta estuviera cerrada por la izquierda hay un pasillo que nos permite salir.

Acanto en el Aula de La Laurisilva.















Salimos a una pista que caminamos a la derecha y que nos lleva a la carretera, por ella seguimos a la izquierda, tras pasar por una casa-finca con muro pintado de marrón llegamos a la entrada del camino que sube al Pico del Rayo, seguimos bajando por la carretera para a los pocos metros abandonarla por la izquierda.
Aquí hay un cruce de caminos, seguimos por la derecha que va sobre el Lomo de las Vacas y que tras un pequeña bajada resbaladiza nos lleva a un pista y a la derecha volvemos a la carretera.

En el cruce de caminos seguimos a la derecha.















Lomo de las Vacas.








Al fondo la Montaña de Firgas.













En la carretera vemos que al frente tenemos la entrada de una pista, cadena, entramos por ella hasta su final, dejamos un pozo abajo a la izquierda.

Entramos por la pista.















Zanahoria silvestre.















Seguimos la pista hasta el final.















Tras la pista se inicia un camino de picón, cuidado con las caídas, que tras pasar unas barranqueras, entre Cañas,  Helechas y alguna Zarza, sube a un lomo por una pequeña pero empinada cuesta que nos lleva a otro camino.

El pozo desde el camino.















Las Barranqueras.















Panorámica desde el camino.















Llegados al nuevo camino subimos a la derecha para llegar a un nuevo cruce de caminos.

Subimos a la derecha.















Subimos hacia los Eucaliptos.















En el cruce entramos a la izquierda para caminar metidos entre la vegetación y pasando bajo el bosque de Eucaliptos.

El camino va metido entre la vegetación.





















Llegamos a un nuevo lomo, cruce de caminos, donde vemos la Acequia de Crespo que será a partir de aquí nuestra reseña ya que el camino irá pegado a la acequia hasta volver a La Laguna.

Cardo de leche.















Acequia de Crespo.
















Al caminar junto a la acequia vamos viendo como ha ido creciendo la arboleda con la que se repobló las laderas de Osorio, ahora podemos disfrutar de la vegetación y de los pequeños rincones que ha formado.

Pequeños rincones para descansar y disfrutar.





























Bajo el Pico de Osorio continuamos caminando para llegar a un cruce de caminos, a la izquierda se baja a la finca y a la derecha se sube al pico, proseguimos pegados a la acequia, tendremos que pasar pequeños puentes y habrá momentos en los que tenemos que caminar por la acequia.

Acequia de Crespo.
















Tras  subir una pendiente llegamos a un nuevo cruce de caminos y que tienen el mismo destino que en el anterior cruce, por lo que seguimos de frente.

Subimos por esta cuesta.















Acequia de Crespo.















Pico de Osorio desde la acequia.















La acequia entra en unas vaguadas y se dirige a un grupo de Eucaliptos.

Nos dirigimos a los Eucaliptos.















Lavanda.





























Pasamos por unas vaguadas.






























Llegamos a los Eucaliptos donde hay un nuevo cruce que también obviamos, ahora la acequia metida entre  los Eucaliptos nos lleva hasta su final, pasando por detrás de una casa y llegando a unos Lavaderos muy cerca de La Laguna, inicio y fin del pateo.

Llegamos a los Eucaliptos.















Acequia de Crespo.















La acequia cerca del final del pateo.