29 de marzo de 2017

Circular en la Finca de Osorio: La Casona, Era del Lomo, Pico del Rayo y La Casona.

Distancia 6 km. aproximadamente; Dificultad: Baja y Moderada (moderada por la subida al Pico del Rayo).

www.caminosdecanarias.blogspot.com 

Antes de describir esta pateada hay que dejar claro que para caminar por la Finca de Osorio hay que pedir permiso al Cabildo de Gran Canaria.

La ruta la iniciamos en "La Casona", desde la puerta principal tomamos la calle adoquinada, que es un puente sobre el barranquillo, que sale a pista de tierra y que en el cruce seguimos por la izquierda en dirección a la antigua puerta de entrada a la finca, la que está mas cerca de la carretera de Teror.

Iniciamos la pateada aquí.



Y continuamos por la pista.



Antes de llegar a un característico árbol llegamos a un cruce con un camino que entra a la derecha entre la arboleda, poste que nos indica varios caminos.

Si vemos este árbol nos hemos pasado el cruce de caminos.



El cruce de caminos.



Entramos por este camino que nos lleva a otro cruce donde hay una escalera y nuevo poste.

El camino por donde caminamos.



Llegamos a esta escalera.



Subimos por la escalera y en unos metros llegamos a un nuevo cruce donde tomamos a la izquierda.

Nuevo cruce.



Seguimos el camino de la izquierda.



Este camino nos lleva a un nuevo cruce marcado por otro poste y una hilera de Alcornoques.

Siguiente cruce.



Subimos a la derecha un buen rato por este camino que nos lleva casi a lo alto del lomo y a un nuevo cruce de caminos.

El nuevo camino.






Pico del Rayo desde el camino.



Atención en este cruce que hay varias direcciones, vemos un camino a la derecha, que obviamos, que baja, a la izquierda una pista cerrada por una cadena y de frente nuestro camino que sigue subiendo.

Subimos por el camino que está al frente.



Este camino pasa junto a la ruina de una casa metida entre la arboleda y después de un pequeño rodeo por la derecha sale a una pista cementada junto a las casas.

Pasamos junto a esta casa.



Teror desde el camino.



El camino hace un pequeño rodeo por la derecha.



Por la pista de cemento caminamos a la derecha que desemboca en el asfalto, aquí vemos una cartel "Camino de Osorios" y una señal de tráfico, entre los dos parte una pista de tierra por donde entramos.

Llegamos a este cruce.


Entramos por la pista.



La pista pasa por una finca de Tuneras y llega a un cruce giramos a la izquierda y subimos, luego gira a la derecha y nos lleva junto a un camino, izquierda, que sube entre muros de piedra.

El camino entre los muros de piedra.



Sin dejar de subir el camino se irá adentrando en una cañada por donde llanea hasta cruzar un barranquillo, a la derecha tenemos una casa bajo el Pico del Rayo.

La casa a la derecha.



El camino llanea antes de un barranquillo.






Cruzamos un barranquillo.



Tras cruzar el barranquillo el camino inicia una subida constante hasta la acequia de Crespo.

Volvemos a subir entre los Helechos.



Panorámica desde el camino.



Llegamos a la Acequia de Crespo.



Cruzamos la acequia para continuar con la subida que nos lleva a la carretera en la Degollada de Osorio.

Degollada de Osorio.



A la derecha tenemos la entrada al camino que sube al Pico del Rayo o de Osorio, subimos para pronto encontrar un cruce de caminos donde tomamos el de la izquierda, que es quizás menos pendiente.

Entrada del Camino al Pico.



Cruce de caminos, a la izquierda.



El camino sube metido entre la arboleda, lo que nos facilita la subida al ir a la sombra sobre todo si hace calor, después de unos zigzag llega a la parte alta del Pico donde encontramos un cruce de caminos.

El camino de subida al Pico.









Nuevo cruce.



Atención a este cruce ya que será el camino por donde bajaremos del Pico, continuamos la subida hasta la parte más alta donde hay un punto geodésico.

El camino hasta el punto geodésico.






Después de disfrutar de las panorámicas que nos ofrece este enclave y de obviar los caminos que parten desde este punto, volvemos atrás hasta el cruce, por donde pasamos anteriormente, tomamos a la izquierda e iniciamos la bajada de donde tenemos vistas sobre la Finca de Osorio. 

El camino de bajada.



Vistas desde el camino.





Volvemos a cruzar la acequia y salimos a la parte mas baja de esta ladera, pasamos bajo unos Castaños y salimos a la trasera de una casa.

Bajo Castaños.





Trasera de la casa.



Desde la casa continuamos de frente por el amplio camino que entre la arboleda nos llevará de nuevo a "La Casona", donde damos por finalizado el pateo.

El camino que nos lleva a La Casona.






22 de marzo de 2017

Camino El Aserrador, Ventana del Bentayga.

Distancia: 6 km. apróximadamente;  Dificultad: Moderada. 

www.caminosdecanarias.blogspot.com 

En la carretera de Ayacata a Tejeda, bajo el Risco Chimirique está la Degollada de la Hoya de la Vieja, aquí hay un poste que nos indica que estamos en El Aserrador.

Poste en la Degollada de la Hoya de la Vieja.

Caminamos por la carretera en dirección a Tejeda, en pocos metros llegamos a un nuevo poste junto a la entrada del camino de La Data o de la Cruz de la Huesita, cruzamos la carretera a la derecha donde parte una pista o camino cementado que llega a un depósito cerrado unos metros más arriba junto a una pequeña explanada parte el camino, marcado por pequeño poste.

Entrada al camino.


El camino empedrado sube bajo las paredes de El Aserrador, luego gira a la derecha y sube hasta 
una parte más llana de donde tenemos panorámicas del Risco Chimirique y Roque Betancuria.

Risco Chimirique.


Hoya de la Vieja.


Roque Betancuria.


De frente tenemos La Embocada del Nublo y el Risco del Laurel, el camino baja para cruzar un barranquillo y vuelve a subir para llegar sobre la Presa de la Embocada y el Roque Elba.

Embocada del Nublo.


Risco del Laurel.


Presa de la Embocada y Roque Elba.


Aquí abandonamos el camino, que seguirá encajonado por el Barranco del Nublo en dirección al mismo, para subir por el lomo que tenemos a la izquierda sin camino aparente y donde los mojones nos irán marcando los pasos a seguir.

Panorámica que tenemos a la derecha.


A la izquierda los risco de El Aserrador.


Pasamos por un lugar que ha sido reforestado últimamente, sin dejar de subir y siempre localizando los mojones que nos indican la dirección a seguir entramos en una zona con abundante vegetación.

Panorámica de lo que vamos dejando atrás.


Así llegamos a una zona de piedra, vemos una cueva en el risco de la derecha, la Cueva de los Escaladores, y nos acercamos al risco de la izquierda.

La subida desde la zona de piedra.


La Cueva de los Escaladores, a la derecha.


Giramos a la izquierda caminando sobre la zona rocosa para salir a una zona de piedra suelta.

Llegamos a la parte más alta de nuestro recorrido.


Con una ladera a la derecha y otra de piedra a la izquierda, vemos un senderillo que continua de frente y que irá haciendo una curva a la derecha, desde este lugar la panorámicas que se nos van abriendo son sencillamente espectaculares.

Si miramos atrás.


La rampa de piedra que tenemos a la izquierda.


El Aserrador.



Barranco de El Juncal.


Barranco de El Chorrillo.


Pasamos hacia la parte trasera de la ladera por donde vamos y de pronto aparece antes nosotros la imagen que vamos buscando, la Ventana del Bentayga.

Risco de la Ventana del Bentayga.


Visto desde este punto no parece la imagen que buscamos, pasamos un barranquillo, con cuidado por lo estrecho del camino, y llegamos frente a la escultura labrada por la naturaleza.

Ventana del Bentayga.




Desde este enclave tenemos también una bella panorámica de nuestro emblema, El Roque Nublo.

Roque Nublo.

Después de las fotos, que nos parecen pocas, dejamos las figuras del Elefante y Camello en su eterno beso y nos disponemos a volver al lugar de partida, para ello hemos de seguir nuestros pasos en sentido inverso, primero damos la vuelta a la ladera y buscamos los solapones de piedra que nos llevaron a la parte más alta de nuestro recorrido y a partir de aquí los mojones nos volverán a guiar en la bajada para llegar sobre la Presa de la Embocada, tomamos el camino a la derecha y salimos al punto de partida, final del pateo.


La vuelta sobre nuestros pasos.